Atender al refranero español siempre viene bien. Y si algo hemos aprendido de estos meses de pandemia es que más vale prevenir que curar, no solo si hacemos referencia a la salud sino en prácticamente cualquier faceta de nuestra vida personal o laboral. Así, un correcto mantenimiento preventivo de la maquinaria industrial puede ahorrarnos muchos disgustos, tiempo y esfuerzo en balde.

Hoy hablamos del mantenimiento preventivo en la maquinaria industrial, un epígrafe necesario en cualquier manual de “buena industria” que en demasiadas ocasiones se pasa por alto. Una revisión correcta del estado de los equipos y maquinaria que conforman nuestra industria, es una tarea fundamental que se debe realizar de forma regular. Tanto es así, que si el personal con el que contamos en la empresa no sabe o no puede comprometerse con esta vigilancia exhaustiva de la maquinaria, debemos delegar ese trabajo en un equipo especializado en el mantenimiento preventivo y predictivo como el que podemos ofrecer en Instalaciones y Mantenimientos Lux.

¿Qué tipo de mantenimiento preventivo debo realizar?

Este tipo de mantenimiento se puede establecer y programar de dos maneras:

    1. Basado en el uso. Puede servir de ejemplo la forma de funcionar que tenemos con nuestros coches, cuyas revisiones de aceite, por ejemplo, están programadas y recomendadas a los “x” kilómetros de rodaje.
    2. Basado en el tiempo. Es el que se fija sobre todo en piezas cuyo deterioro podrían afectar gravemente al funcionamiento global de la producción. Así, se marca una inspección periódica de esa pieza crítica donde se chequea su estado. Es también aquel en el que se fija que en un tiempo (x horas) en el que la máquina o pieza lleve funcionando, se realizará un mantenimiento preventivo. Además, también se fijará las horas de uso útiles de las piezas para su recambio cuando llegue ese momento, sin que para ello haya tenido que sufrir ninguna rotura o percance.

Sigue un plan

Lo mejor es establecer un plan de mantenimiento preventivo donde marcar las tareas que debemos realizar en la maquinaria de cualquier sector industrial: agrícola, alimentario, vitivinícola, automovilístico, etc.

Tareas que debo programar:
– Limpieza de maquinaria
– Cambios de aceite y lubricación
– Ajustes y reparaciones
– Inspección y remplazo de piezas
– Revisiones parciales o competas

Cada revisión deberá quedar reflejada en un registro donde miraremos cada tarea, imprevisto, percance y estado de las piezas para conocer su vida útil. Un documento que resultará fundamental para que los técnicos de mantenimiento de la empresa puedan adelantarse al posible cambio de piezas.

Acciones dentro del plan preventivo

Tendremos que ir tachando en nuestro plan 4 verbos clave del correcto mantenimiento preventivo: inspeccionar, detectar, corregir y prevenir. Aplica la lógica y acertarás.

Inspeccionar

Para poder saber sobre algo, siempre hay que observar y es eso mismo por lo que tenemos que empezar a la hora de realizar el mantenimiento de cualquier maquinaria industrial. El objetivo principal de esta acción es el de verificar que el equipo funciona tal y como el fabricante dice que tiene que funcionar. Si esta inspección la realizamos correctamente, lograremos evitar los tan temidos accidentes laborales y averiguar o detectar, por ejemplo, las posibles responsabilidades civiles.

Detectar

Cual detective con lupa en la mano, tras inspeccionar la maquinaria, detectaremos, o no, cualquier error o conflicto dentro de su funcionamiento para adelantarnos a su rotura o deterioro.

Corregir

Localizado el posible problema, deberemos localizar los motivos y adelantarnos a corregirlos, la productividad en el mantenimiento preventivo es fundamental.

Prevenir

Y empezábamos así este articulo: en la empresa, como en todo, más vale prevenir que curar. Ese es el objetivo fundamental del mantenimiento preventivo industrial, evitar problemas mayores, errores o accidentes cuyas consecuencias sean graves en el correcto desarrollo de la industria.

Serán los técnicos quienes vayan comprobando cada registro de mantenimiento, cada evolución de las piezas, para aprender de los posibles errores que se hayan cometido y poder salvarlos con nuevas acciones, cambios, remplazos, etc.

Si no puedes o no sabes, delega.